Retos y desafíos de la metrología en el siglo XXI



El pasado 26 de septiembre se celebró en Madrid una jornada sobre “Los desafíos de la metrología en el siglo XXI: Plan Estratégico 2017-2020”, organizada por el Centro Español de Metrología (CEM). En ella, se puso de manifiesto la importancia de esta ciencia de la medición en un mundo como el actual, dominado por la alta tecnología.  Además, se sentaron las bases del Plan estratégico del CEM para los próximos tres años, orientado al desarrollo de la metrología nacional de los ámbitos científico, industrial y legal para hacer frente a los retos que se plantean, con mediciones fiables y trazables, en los ámbitos de la salud, el medio ambiente, la energía, el transporte, la agricultura o la seguridad.



Metrología


Los nuevos avances que se están produciendo en diferentes hábitos hacen necesaria una revisión de todos los aspectos que les afectan, entre ellos la metrología. Vehículos autónomos o la necesidad de reducir emisiones, en el sector automovilístico; la seguridad alimentaria; las mediciones en radiación o en sustancias químicas; o la mejora en la seguridad de los datos son algunos de estos retos a los que hay que hacer frente.



Plan Estratégico 2017-2020



El Plan Estratégico desarrollado por el CEM tiene como objetivo que el Centro sea la referencia nacional en el desarrollo de patrones de medida, de aplicaciones técnicas y métodos de medición, así como en el desarrollo de la regulación de la metrología, ayudando a España a ser más competitiva y sostenible a través del conocimiento y la innovación.Para ello es necesario desarrollar y apoyar una adecuada infraestructura nacional de metrología, eficiente e internacionalmente conocida, basada en la alta calidad y solidez de la ciencia, la investigación y el desarrollo aplicado, teniendo en cuenta las necesidades –presentes y futuras– de la industria, el comercio y las Administraciones Públicas. Asimismo, hay que promover y divulgar la enseñanza de la metrología, soporte básico de cualquier conocimiento y desarrollo científico-técnico posterior.

Y, por supuesto, es necesario apoyar y armonizar la implementación del Control Metrológico Legal, asegurando la protección del medioambiente, la salud y los intereses de los ciudadanos. En este punto juegan un papel fundamental empresas como Ingein que, como Laboratorio de Ensayo y Organismo Verificador de sistemas de medida designado por la Administración Pública y Organismo de Control acreditado por ENAC, ofrece servicios de Metrología Legal y Metrología Voluntaria (Calibración).


Metrología

Este Plan estratégico se desarrollará a través de tres líneas:


  •  La primera orientará las actividades de investigación y de metrología industrial hacia campos con gran potencial de desarrollo futuro de las empresas de nuestro país (química, salud, biotecnología, protección del medio ambiente, energías renovables, seguridad alimentaria, metrología cuántica, etc.). 
  •  La segunda línea mantendrá y mejorará los patrones de medida, desarrollará nuevos métodos de medida, ampliará y mejorará las Capacidades de Medición y Calibración (CMCs) y dará soporte a la infraestructura para la calidad. •
  •  La tercera línea impulsará la formación de especialistas en Metrología y potenciará la enseñanza de esta materia en escuelas y universidades, de forma que el país pueda disponer de un mayor número de profesionales cualificados en este ámbito. Por último, se potenciará la transferencia tecnológica en metrología.


Desafíos y retos de la metrología



Durante la jornada, se hizo hincapié en los desafíos y retos a los que debe hacer frente la Metrología en el futuro más cercano. “La metrología se considera un vector de competitividad en las sociedades tecnológicamente avanzadas, y debido a ello, desarrollar y mejorar la capacidad de medición de un país es esencial para potenciar y apoyar los procesos de innovación tecnológica y desarrollo industrial como elemento diferenciador de economías emergentes. Nuestra capacidad de medición define los límites de posibilidades de desarrollo industrial. Lo que no podemos medir, generalmente no lo entendemos suficientemente y no podemos producirlo con exactitud ni controlarlo con garantías y por supuesto, ni mejorarlo o evolucionarlo”, aseguraron desde el CEM.


En este sentido, se hizo alusión a la mayor complejidad de los procesos y la tecnología aplicados en la industria actual, que requiere mayores rangos de medida y menores incertidumbres, así como a la aparición de nuevas áreas tecnológicas, como la nanotecnología, nuevos materiales o la biotecnología. Por su parte, existe un mayor valor reconocido de la metrología en disciplinas clásicas, tales como la medicina o la seguridad alimentaria, así como su contribución para abordar los retos sociales actuales, como la eficiencia energética y la protección del medio ambiente.


Por este motivo, el primer reto al que se debe hacer frente es al hecho de que la sociedad actual demanda mediciones que aporten confianza y que den los mismos resultados, independientemente del lugar de realización. Esto es clave para la intercambiabilidad de piezas y componentes, por ejemplo. Además, la globalización del comercio y de la industria, con la creciente circulación de productos y servicios entre países, genera un aumento del interés por la exactitud y reproducibilidad de los resultados de medida que apoye al desarrollo económico y social, algo imprescindible para poder competir en una economía de libre mercado. Por último, es necesario contar con un sistema global de medida para la armonización internacional de unidades físicas, normas de productos, procedimientos de calibración, evaluación de incertidumbres, etc., clave para el desarrollo científico y la transparencia en el comercio. En este sentido se habló de los cambios que traerá consigo el nuevo SI (Sistema Internacional de Unidades), cuya aprobación está prevista para noviembre de 2018 y su entrada en vigor el 20 de mayo de 2019, Día Mundial de la Metrología. 



CALCULA TU PRESUPUESTO